¿Podrán los Miami Dolphins sobreponerse a las lesiones y dominar en la AFC?

Los Miami Dolphins deberán confiar en su HC para superar una preseason llena de lesiones.

Los vientos soplan diferentes en Florida y los Miami Dolphins parecen haber encontrado su rumbo este año.

Han encontrado en Adam Gase un Head Coach que no tiene miedo a admitir sus errores y les exige a los jugadores que hagan lo mismo, que sean capaces de admitir sus fallos y busquen mejorar, además de intentar que los jugadores se queden en vez de dejarlos marchar, casos como los de Olivier Vernon o Lamar Miller, y desde 2008 que no nos habíamos clasificado para playoffs.

No podemos negar que el año pasado tuvimos un calendario fácil, aunque con un inicio de temporada algo pésimo con un parcial de 1-4, al final los de Adam Gase supieron remontar, Gase mostró ese liderazgo que parecía faltar en el equipo y la franquicia terminó con un parcial de 10-6 al final de la regular season.

La pregunta que nos hacemos este año es, ¿podremos repetir en los playoffs? En un principio parece difícil conseguir de nuevo este objetivo, tenemos el quinto peor calendario de la NFL, contando siempre con el registro del año pasado de nuestros rivales, pero la realidad es otra, los Miami Dolphins tendremos que competir contra la plaga de bajas que nos ha dejado la preseason, una temporada baja para olvidar sin duda.

Para cualquier equipo de cualquier deporte, evitar las lesiones en pretemporada es fundamental y la prioridad número uno; pues podemos decir que este año a los Miami Dolphins no nos ha acompañado la suerte.

El primero en caer era el QB titular Ryan Tannehill, su rodilla izquierda volvió a recaer de la lesión que lo aparto de la parrilla de juego el año pasado, el QB decidió no operarse el año pasado y optó por tratar su lesión con células madre, cosa que no ha dado el resultado esperado y se perderá toda la temporada tras la reciente operación, su sustituto será el veterano QB de los Chicago Bears, Jay Cutler, contratado in extremis por un año para suplir la baja de Tannehill.

Otra de las bajas que han mermado, esta vez la maltrecha defensiva de los Dolphins, ha sido la lesión de Raekwon McMillan, este novato escogido en la segunda ronda del Draft, apuntaba a ser Linebacker (LB) titular, pero la rotura de los ligamentos cruzados en su primera jugada como profesional ha hecho que se pierda toda la temporada.

Cuando nos estábamos recuperando de las lesiones de Tannehill y McMillan, perdimos al Cornerback (CB) Tony Lippett; reclutado en el draft de 2015, había mostrado un gran crecimiento profesional la pasada temporada y parecía que este año iba a continuar con su proyección ascendente, pero nos llevamos un jarro de agua fría cuando una rotura de su tendón de Aquiles lo apartó del equipo hasta el año que viene.

Entonces llega el momento en el que piensas que ya está, que la mala racha ha terminado, pero no, el Guard Izquierdo Ted Larsen, una de las posiciones más débiles de los Dolphins, se queda fuera del equipo hasta la 9ª semana por lesión en el bíceps, y que su remplazo Kraig Urbik, se perderá toda la temporada por una lesión que arrastraba en la rodilla derecha y que necesitará de cirugía.

Mientras, el HC Adam Gase grita “Próximo Hombre” y nos hace entender que las lesiones son parte del deporte, no nos queda otra que agarrarnos a ese lema de “In Gase We trust” y confiar que el equipo se sobreponga a las lesiones como hizo el año pasado y consigan llevarnos de nuevo a los playoffs, o más allá.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*